Unas 50 cuidadoras de la comarca han compartido un día de convivencia y desconexión de tu tarea diaria con una ruta guiada por lugares de interés turístico en Montilla

El Hospital de Montilla ha llevado a cabo este miércoles su XII Jornada de Cuidadoras, conjuntamente con Atención Primaria –integrada en el Área de Gestión Sanitaria Sur de Córdoba-, con el objetivo de propiciar una jornada de convivencia y desconexión de su tarea diaria para las cuidadoras de la comarca. Unas 50 cuidadoras de personas dependientes de la comarca han tomado parte en esta actividad que, un año más, ha ofrecido una alterativa de ocio a estas personas que a menudo carecen de tiempo para ellas mismas porque dedican la mayor parte del suyo al cuidado de otros.

Los profesionales del hospital montillano y la enfermería gestora de casos de las Unidades de Gestión Clínica de Aguilar y Castro del Río, Montilla, Fernán Núñez y La Rambla, han sido los encargados de organizar esta duodécima edición de la jornada para cuidadoras, que se ha desarrollado en el centro hospitalario montillano entre las 9 y las 13 horas.

Dentro de ellas se han desarrollado un par de talleres. El primero ha corrido a cargo del enfermero de enlace Pedro Villalba, y ha versado sobre hábitos de vida saludable, con temas como la alimentación, el ejercicio, la importancia del descanso y de cuidarse para poder cuidar. Precisamente, la alimentación la han podido poner en práctica durante el desayuno saludable que se ha servido en la cafetería del centro. El otro taller ha sido de baile, conducido por el grupo ACUYUYÉ de Montilla, en el que de manera altruista ha ofrecido un minicurso de pasos de baile para que puedan practicarlo como actividad saludable y forma de desconexión en su día a día.

Desde la Comisión de Cuidados, integrada por profesionales del hospital montillano y del Área de Gestión Sanitaria Sur de Córdoba, que organiza cada año este evento, se subraya que el objetivo de este tipo de encuentros es servir de reconocimiento a la labor diaria que desempeñan las cuidadoras, a la vez que propiciar un foro para compartir experiencias.

El director de Cuidados de Enfermería del Hospital de Montilla, Francisco J. Antúnez, ha indicado que “la responsabilidad de cuidar a una persona que se encuentra en situación de dependencia supone una gran dedicación en tiempo y esfuerzo, unida a una gran carga emocional que a veces no es fácil de gestionar. La intención de todo el equipo que organiza estas jornadas es darles herramientas para que puedan enfrentarse en su día a día a esta tarea, preparándoles física y emocionalmente para que su propia salud no se vea afectada”.

Dentro del área de influencia hospitalaria de la comarca existen un total de 1.047 personas reconocidas formalmente como cuidadoras. Concretamente, repartidas entre los municipios cordobeses de Montilla (418), Aguilar de la Frontera (289), La Rambla y Montalbán (122), Fernán Núñez  y Montemayor (218).

Plan específico para Cuidadoras

 

El Hospital de Montilla, como el resto de centros gestionados por la Agencia Sanitaria Alto Guadalquivir, tiene en marcha un plan específico con medidas de acción positiva para garantizar la atención personalizada e integral de las personas en situación de dependencia, así como de sus cuidadoras, en todas las áreas del hospital: Gestoría del Usuario, Urgencias y Hospitalización, tal y como lo ha establecido la Consejería de Salud para todo el sistema sanitario público andaluz. En concreto, este plan se activa cada vez que una cuidadora presenta la credencial que se le facilita en su centro de salud, en el primer nivel de asistencia sanitaria.

            Entre otras cosas, estas personas disponen en el hospital de una ventanilla única donde dirigirse; se benefician de circuitos de atención preferente e integral; y los profesionales de enfermería del hospital trabajan con atención primaria en su identificación y captación, así como en la mejora y potenciación de sus habilidades y conocimientos.

En lo que va de año, han sido captadas en Hospitalización del centro montillano 15 nuevas personas cuidadoras. Asimismo, durante este 2017 se han atendido con medidas de atención preferente un total 32 cuidadoras portadoras de la Tarjeta ‘+ Cuidado’.

        

Publicado en Montilla

El objetivo es continuar trabajando por el desarrollo en accesibilidad universal en cada uno de sus centros hospitalarios

La Agencia Sanitaria Alto Guadalquivir ha impartido recientemente un curso de Lengua de Signos Española dirigido a sus profesionales, con el objetivo de satisfacer necesidades en la primera atención, ayudando a comprender y utilizar estructuras básicas de uso frecuente, así como tomar conciencia de las características culturales propias de la comunidad de personas sordas signantes. La intención de este tipo de formación es continuar trabajando por el desarrollo en materia de accesibilidad universal en cada uno de los centros hospitalarios que forman dicha Agencia Sanitaria (los comarcales de Andújar y Montilla, y los de Alta Resolución de Jaén -Sierra de Segura, Alcaudete y Alcalá la Real-, y Córdoba -Puente Genil y Valle del Guadiato-).

Al curso han asistido de forma presencial 20 alumnos y alumnas, muchos de ellos administrativos, que prestan la primera atención al usuario junto a celadores, auxiliares y una enfermera. Para impartirlo se ha contado con la Asociación Provincial de Personas Sordas de Córdoba (APPSC).

Entre los contenidos estudiados se encuentran nociones sobre la Lengua de Signos Española, el alfabeto dactilológico, vocabulario específico para el saludo y la despedida, gramática para oraciones interrogativas, enunciativas, pronombres personales y números. También se ha analizado la idiosincrasia y cultura de la comunidad sorda, vocabulario específico en relación con profesionales y lugares de trabajo, junto a las funciones del intérprete de la Lengua de Signos.

Los hospitales de la Agencia vienen trabajando desde hace tiempo en la accesibilidad universal en distintos ámbitos, entre los que se encuentra la sensibilización y formación a sus profesionales o la adaptación de sus infraestructuras. Otros de los cursos que se han incluido en el Plan de Formación Interno 2018-2019 relacionados con esta materia versa sobre sensibilización en la atención a pacientes con diversidad funcional (trastorno del espectro autista).

En lengua de signos española ya están formadas 32 personas entre la edición de este año y el anterior, así como 5 en Género, Derechos Humanos y Discapacidad que se desarrolló en el plan de formación 2017-2018.

Publicado en Montilla

Durante la actividad se han ofrecido consejos e información para conocer mejor las terapias anticoagulantes y conseguir una mayor adherencia al tratamiento

El Hospital de Montilla (Córdoba) ha llevado a cabo hoy su III Jornada Informativa dirigida a Pacientes Anticoagulados. El Salón de Actos del centro hospitalario ha albergado esta actividad en la que se han dado cita más de medio centenar de personas afectadas por este problema de salud de la comarca.

La jornada, dirigida desde el área de Laboratorio y Biotecnología del hospital montillano, tiene como principal objetivo ofrecer una información sencilla, amena y a la vez práctica sobre los tratamientos  anticoagulantes, con consejos útiles en su vida diaria que les permita una buena adherencia al tratamiento, además de informar de los cuidados  y precauciones a fin de minimizar el riesgo de complicaciones. De esta forma, se pretende que viva su condición de ¨paciente anticoagulado¨ sin miedo y con responsabilidad. 

La actividad, dirigida principalmente a pacientes anticoagulados, sus familiares y cuidadores, así como al personal de enfermería de Atención Primaria, ha corrido a cargo de los facultativos especialistas en Hematología del hospital montillano Inés María García Rubio y Antonio Vicente Rueda, este último como Director de la Línea de Procesos de Biotecnología. El evento ha contado también con la participación de la Asociación Cordobesa de Paciente Anticoagulados -integrada en FEASAN (Federación Española de Pacientes Anticoagulados)-. Concretamente, su presidente, Rafael Martínez, ha explicado la labor que en esta materia lleva a cabo la asociación en la provincia.

Igualmente, se ha instalado una mesa informativa a la entrada del Salón de Actos, con la presencia de miembros de la Asociación Cordobesa de Pacientes Anticoagulados, donde se ha ofrecido material divulgativo, cartelería, folletos, en formato impreso y digital, para saber más acerca de esta patología y de cómo mantenerla bajo control.

Durante la jornada, los asistentes han recibido información útil y actualizada sobre terapia anticoagulante; control de la anticoagulación oral. Asimismo, las recomendaciones dietéticas y de vida saludable para este tipo de pacientes han sido otro de los aspectos fundamentales abordados durante la charla.

En este sentido, la facultativa especialista en Hematología del Hospital de Montilla, Inés María García, destaca los consejos generales que deben tener en cuenta todos los pacientes que siguen terapia anticoagulante, tales como evitar deportes violentos y situaciones con alto riesgo de accidente; consultar con su médico la toma de nueva medicación; evitar las inyecciones intramusculares; llevar consigo el documento que indique la condición de persona anticoagulada y la hoja de control de la medicación en caso de viajes y desplazamientos; informar ante procedimientos quirúrgicos o invasivos, extracción dentaria, etc., que requieran sustitución de la terapia oral por terapia con heparina subcutánea, así como la vigilancia ante complicaciones hemorrágicas.

 

     Terapia anticoagulante

El tratamiento anticoagulante oral es una terapia indicada en múltiples procesos como tratamiento preventivo de acontecimientos trombóticos como ocurre en los pacientes con arritmias cardíacas (siendo la más frecuente la fibrilación auricular) y pacientes portadores de prótesis valvulares cardíacas, dado su alto riesgo trombótico. Por otro lado, se indica en aquellos pacientes que han padecido algún proceso tromboembólico como trombosis venosa profunda, ictus cerebral o embolismo pulmonar, a fin de minimizar el daño orgánico que estas patologías conllevan. En total, se estima que el entre el 1 y el 2% de la población general en España recibe algún tipo de tratamiento anticoagulante.

       Un manejo incorrecto de este tratamiento puede generar complicaciones hemorrágicas, de ahí la necesidad de seguir las instrucciones sobre el tratamiento ofrecidas por los facultativos. La experiencia ha demostrado que los riesgos disminuyen claramente cuanto más informado e involucrado esté el paciente con su tratamiento. Por ello, el Hospital de Montilla ha llevado a cabo esta tercera jornada, con idea de que se consolide como un evento anual de divulgación y educación para la salud.

       Este encuentro entre médicos y pacientes ofrece también a los asistentes la posibilidad de plantear a los profesionales sanitarios sus dudas y preguntas acerca de su problema de salud, además de servir de foro de encuentro entre personas que comparten una misma patología.

Publicado en Montilla

III Jornada dirigida a Pacientes Anticoagulados

Publicado en Montilla

Es la materialización del compromiso de la organización para resolver estos casos a través de la responsabilidad, el respeto a la dignidad de las personas y el diálogo

La Agencia Sanitaria Alto Guadalquivir ha desarrollado un protocolo para la Gestión de Conflictos Interpersonales, que viene a complementar el que ya existe desde 2014 sobre situaciones de acoso, y que está difundiendo entre su personal. El documento, que pretende ser una herramienta eficaz para la gestión y resolución de conflictos surgidos en el ámbito laboral en la Agencia, es la materialización del compromiso de la organización para resolver los conflictos interpersonales a través de la responsabilidad, el respeto a la dignidad de las personas y el diálogo, considerados como principios básicos del desarrollo organizativo y profesional.

Según apunta la directora de Profesionales, Pilar Gil, “una empresa que promueve con eficacia la salud psicosocial de sus trabajadores no niega ni elude el conflicto, sino que es capaz de reconocerlo, gestionarlo y resolverlo adecuadamente, teniendo presente, además, que en muchas ocasiones el acoso laboral es consecuencia directa de un conflicto interpersonal no resuelto. La implantación del presente protocolo para la resolución de conflictos que pueden afectar la salud de las personas e incluso a la propia ‘salud’ de la organización se incardina, pues, dentro de la prevención de riesgos laborales”.

Por conflicto se entiende todo enfrentamiento entre dos o más trabajadores desarrollado en el ámbito laboral como consecuencia de desacuerdos, intereses contrarios, opiniones divergentes, metas incompatibles o falta de empatía entre los involucrados. No se consideran conflictos aquellas situaciones aisladas, meramente ocasionales o derivadas de desencuentros razonables en una relación laboral. Igualmente, la mediación es voluntaria. Nadie está obligado a someterse al procedimiento de mediación, a mantenerse en el mismo ni a concluir un acuerdo.

Con el objetivo de difundir esta modificación del protocolo entre todo el personal, se van a llevar a cabo diferentes sesiones formativas en todos los centros de la Agencia Sanitaria Alto Guadalquivir -los comarcales de Montilla y Andújar, y los de Alta Resolución de Puente Genil y Valle del Guadiato, en Córdoba, y Sierra de Segura, Alcaudete y Alcalá la Real, en Jaén- durante los últimos días de noviembre y primeros de diciembre. Además, esta información se va a complementar con un apartado específico en la Intranet y el envío personalizado de boletines electrónicos.

Circuito

El procedimiento de mediación se inicia mediante una solicitud dirigida a la Comisión de Mediación y/o Dirección de Profesionales, de común acuerdo por las partes o bien por una solamente. Recibida ésta, la Comisión asignará a una persona mediadora, la cual citará a los/las profesionales a una sesión informativa. Tras ella, se inicia la sesión consultiva, de la que se levantará un acta. El proceso puede finalizar con o sin acuerdo. En caso afirmativo, éste se reflejará en un documento, que será vinculante para las partes firmantes del mismo.

El procedimiento de mediación y la documentación utilizada en el mismo es confidencial. La obligación de confidencialidad se extiende al mediador y a las partes intervinientes, de modo que no podrán revelar la información que hubieran podido obtener derivada del procedimiento.

La protección de la salud de las personas trabajadoras mediante la prevención de los riesgos derivados de su trabajo encuentra en la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales su pilar fundamental, exigiendo la misma a todos los empresarios el deber de vigilar y mejorar las condiciones de trabajo de sus empleados, haciendo desaparecer los riesgos o minimizando aquéllos que no se puedan eliminar. La protección se debe realizar no sólo frente a los riesgos de carácter físico, sino también sobre aquellos riesgos que puedan causar un deterioro psíquico en la salud de los trabajadores.

Publicado en Montilla

Se ha enseñado a las futuras madres qué pueden hacer por sí mismas para ayudar al bebé a avanzar por el canal de parto según el momento del proceso en el que se encuentren

El Hospital comarcal de Montilla (Córdoba), a través de una de sus matronas, María de Prado Amián, ha ofrecido el pasado viernes una charla sobre el parto en movimiento organizada por la Asociación de Apoyo a la Lactancia y Crianza Natural ‘Mama’s’, de Montilla. En ella se ha profundizado en la importancia del movimiento en el proceso del parto: por qué, para qué y cómo.

Según apunta de Prado, “en el parto influyen muchas fuerzas físicas. El niño debe superar obstáculos por las irregularidades de la pelvis que hacen que deba ir rotando para descender por el canal del parto. El movimiento de la madre puede ayudar a ampliar ese espacio de la misma forma en que para sacar un anillo iremos moviéndolo y girándolo poco a poco hasta conseguir extraerlo”.

Durante la charla se les ha enseñado qué pueden hacer las futuras madres por sí mismas para ayudar al bebé a avanzar por el canal de parto según el momento del proceso en el que se encuentren. También se les ha mostrado los distintos elementos de los que dispone el Hospital de Montilla para apoyo, como son las pelotas de parto, las telas para suspensión, o la ducha de hidromasaje, entre otras.

Para finalizar la parte teórica, se ha realizado una práctica de las diferentes posiciones para el momento del expulsivo (nacimiento). Esto ayuda a estas mujeres a decidir cuál les resulta más cómoda y llegar al parto mejor preparadas: de pie, en decúbito lateral, sentada, cuadrupedia o la posición tradicional (litotomía).

Humanización al parto

Elegir el modo en que la mujer desea dar a luz es una de las prestaciones incluidas en el Plan de Parto y Nacimiento de la Consejería de Salud, que también es ofrecido por el Hospital de Montilla. Para ello, cuenta en su área de Paritorio con distintas opciones y materiales como sillas de partos para simular parto en cuclillas, cama de parto que permite el cambio de posición durante la dilatación, así como el parto en posición vertical, semisentada o lateral, pelotas de fitness para facilitar la movilidad durante la dilatación y monitor de registro cardiotocográfico con telemetría. Durante el año pasado, se han contabilizado 5 planes de parto y 7 visitas personalizadas en el Hospital de Montilla.

Asimismo, desde el centro montillano se promueve que el parto sea de baja intervención; es decir, que los profesionales dejan que éste evolucione de forma natural, minimizando el empleo de tecnologías o medicación que rompen su curso normal. Este tipo de medidas se enmarcan dentro del Plan de Humanización de la Atención Perinatal de la Consejería de Igualdad Salud y Políticas Sociales, que el hospital viene desarrollando desde 2008.

El Programa para la Humanización de la Atención Perinatal de la Junta de Andalucía tiene varios objetivos específicos, como la participación de la embarazada y la adecuación del entorno físico para su comodidad y seguridad durante el alumbramiento, la promoción de la lactancia materna desde el respeto de la decisión de la madre, la disminución de las intervenciones innecesarias en el uso de las ecografías, las cesáreas, las episiotomías y el rasurado perineal, la promoción de una atención multicultural del embarazo, parto y puerperio, además del desarrollo de medidas que contribuyan a fomentar la participación del padre tanto en el nacimiento como en el proceso de crianza, y la cohabitación madre-hijo/a.

Esta iniciativa pretende informar, facilitar, proponer y respetar la experiencia natural del parto. Las mujeres tienen la capacidad de decidir con antelación la posición que quieren adoptar para dar a luz y pueden dejar constancia de sus preferencias en cuanto a la participación de su pareja, el tratamiento y el manejo del dolor. Una vez que se haya producido el parto, también lo pueden hacer sobre la higiene y la alimentación de su bebé.

Cabe resaltar que el hospital montillano se encuentra actualmente inmerso en la acreditación de la IHAN -la Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia, lanzada por la OMS y UNICEF-, encontrándose en la cuarta y última fase de las que se compone este proceso, creado para animar a los centros sanitarios a adoptar prácticas que protejan, promuevan y apoyen la lactancia materna exclusiva desde el nacimiento, estableciéndola como forma óptima de alimentar a los bebés.

Publicado en Montilla

Un total de 11 de 15 medidas aprobadas en materia de sanidad en dicho documento fueron propuestas por la Comisión Interhospitalaria formada por distintos profesionales de diferentes áreas

Profesionales de la Agencia Sanitaria Alto Guadalquivir han participado durante los dos últimos años en la Ponencia que la Comisión de Igualdad del Senado instó a crear en 2016 para analizar la estrategia que ayudara a alcanzar e implementar un Pacto de Estado contra la Violencia de Género.

Estos trabajos se materializaron recientemente en el Real Decreto-ley de medidas urgentes para el desarrollo del Pacto de Estado contra la Violencia de Género, que modifica la Ley de Bases del Régimen Local, la Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género y el Código Civil, aprobado por el Consejo de Ministros el pasado 6 de agosto y convalidado por el Pleno del Congreso de los Diputados el 12 de septiembre.

11 de las 15 medidas aprobadas en materia de sanidad de dicho Real Decreto-ley han sido propuestas por la Comisión Interhospitalaria, formada por distintos profesionales de diferentes áreas. Estas propuestas fueron expuestas previamente en la Ponencia creada por la Comisión de Igualdad del Senado a través de una comparecencia de uno de los profesionales de la Agencia Sanitaria Alto Guadalquivir, Rafael Espino, facultativo especialista en Medicina de Familia, experto en violencia de género y formador de la RedFormma, en la que participaron otras 51 personas expertas en la materia.

La Agencia Sanitaria Alto Guadalquivir lleva desde sus inicios trabajando en violencia de género. Así, por ejemplo, la Agencia recibió en 2009 el premio Meridiana en la categoría ‘Iniciativas contra la violencia de género’ por un protocolo de detección en urgencias que se había desarrollado en el Hospital de Montilla. Del mismo modo, en 2016 uno de sus centros, el Hospital de Alta Resolución de Puente Genil, fue reconocido por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad dentro del Sistema Nacional de Salud por sus ‘buenas prácticas’ en violencia de género, que están extendidas al resto de centros de la Agencia (los comarcales de Andújar y Montilla y los de Alta Resolución de Sierra de Segura, Alcaudete y Alcalá la Real -en Jaén- y Valle del Guadiato -en Córdoba-.

Algunas de las modificaciones que se incluyen en el Real Decreto-ley devuelven a los Ayuntamientos las competencias en violencia de género, además de fortalecer la tutela judicial, el acceso a la justicia y a los recursos de asistencia a las víctimas de violencia de género. Igualmente, se recoge que la acreditación de las situaciones de violencia de género se amplíe más allá de la sentencia o resolución judicial. Con esta iniciativa se da cumplimiento al Convenio de Estambul en lo que se refiere a prevención y diligencia debida ante casos de violencia de género.

Comisión Interhospitalaria

La Comisión Interhospitalaria contra la Violencia de Género de la Agencia Sanitaria Alto Guadalquivir se creó en 2012. Está formada por distintos profesionales de diferentes áreas y pretende, principalmente, auditar todas las actuaciones que realizan sus centros incluidas en el plan estratégico.

Entre sus actividades se encuentran dar respuesta a los objetivos del Contrato Programa emitido por la Consejería de Salud; mantener reuniones de forma periódica para seguimiento y evaluación del cuadro de mandos; centralizar la representación fuera del centro con el resto de instituciones; estudiar nuevas propuestas y procedimientos y establecer las áreas de mejora necesarias; debatir sobre casos asistidos en el hospital a modo de sesión clínica con los profesionales implicados; resolver y/o buscar la solución a cuantas incidencias se detecten; mantener un seguimiento de los informes semestrales realizados sobre la actividad en el hospital; y asesorar a profesionales que se encuentran atendiendo a mujeres en situación de malos tratos, manteniendo interconsultas periódicas si fueran necesarias.

La Comisión también se convierte en un órgano asistencial para la atención y gestión de casos de profesionales que están viviendo una relación de malos tratos.

En concreto, las medidas que se propusieron para el Real Decreto-ley, y que ya están incorporadas en los hospitales de la Agencia Sanitaria, son las siguientes: 60, 61, 186, 187, 188 (3), 190, 193 y 248.

Éstas se materializan en: mejorar la detección precoz de la violencia de género en los centros sanitarios a través de una mayor formación especializada de los y las profesionales sanitarios difundiendo los protocolos de actuación; incluir la formación en género en los estudios de los y las profesionales sanitarios y en todos los planes de las especialidades del MIR; revisar y reforzar la elaboración de protocolos de detección precoz en el ámbito sanitario; adoptar los protocolos sanitarios e historias clínicas para que, en caso de sospecha de que la sintomatología de una paciente pueda estar asociada a maltrato, se active la utilización de protocolos de cribado que permitan ayudar a la identificación de casos de violencia de género -puesta en marcha de una clave de seguimiento en el historial clínico-, solicitar al Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud la elaboración de un programa de actuación específico para la formación de los y las profesionales de los centros de atención primaria ubicados en el ámbito rural; impulsar con las comunidades autónomas la asistencia psicológica a los agresores desde el momento de la denuncia, para reducir el nivel de estrés y agresividad y prevenir daños a la víctima; facilitar el acceso de mujeres y niñas con diversidad funcional/discapacidad a lecturas informativas adaptadas (Braille, comunicación aumentativa, etc.) sobre prevención de la violencia de género, acoso, agresiones sexuales, etc.; y promover un sistema acreditativo de centros contra la violencia de género, identificando aquellos centros públicos o privados, educativos, sanitarios o de cualquier otro ámbito, en los que se dé especial importancia a la prevención y detección de la violencia de género.

Publicado en Montilla

Antes de realizar la compra, se debe revisar que el producto incluye el marcado CE y que es adecuado para la edad de la persona que lo va a usar

La Dirección General de Consumo de la Consejería de Salud está llevando a cabo, a través de los Servicios de Consumo provinciales, la segunda fase de la campaña anual de inspección de disfraces, caretas, máscaras y otros productos similares dirigidos a la población infantil, con el objetivo de garantizar su seguridad y correcto etiquetado. Esta campaña, que desarrolló su primera fase con motivo de la celebración de los carnavales, se completa ahora con la proximidad de la festividad de Halloween, cuando se incrementan las ventas de estos productos.

En total, se realizan a lo largo del año al menos 145 controles del etiquetado sobre productos de este tipo a la venta en los establecimientos, con especial atención a las tiendas de precio reducido y bazares. Durante los controles, el personal inspector de los Servicios Provinciales de Consumo de la Junta de Andalucía comprueba que los productos a la venta cumplen con los requisitos básicos y generales de información, controlando su correcto etiquetado, y van a tomar 50 muestras de los mismos para su envío a un laboratorio en el que se realizan controles y análisis para comprobar la seguridad de los artículos.

Las actuaciones inspectoras van a recaer sobre todo tipo de productos típicos de estas fechas, como antifaces, caretas o máscaras, barbillas, barbas, bigotes, patillas, perillas, cejas, pestañas, bombines, gorros, sombreros, cascos, narices, orejas, cuernos, dentaduras, manos, guantes, zapatos, gafas, alas, varitas, pelucas, mechas, calvas,  extensiones, trenzas, tupés, rastas, medias y pantis, tutús, boas y plumas, disfraces, coronas, diademas, capas y túnicas, pompones, heridas, etc.

Si se detectan irregularidades en los artículos que puedan afectar a la seguridad de las personas, se valora el riesgo y, en caso necesario, se incluye el artículo en la Red de Alerta de Productos de Consumo, un sistema europeo de intercambio rápido de información cuyo objetivo es detectar de la manera más ágil posible artículos inseguros, con la finalidad de poder adoptar medidas que impidan la comercialización de estos productos, ya sea a través de la inmovilización o la destrucción de los mismos. Tanto en el caso anterior como si se detectan irregularidades de tipo informativo, como, por ejemplo, que el etiquetado no esté en castellano, se remiten las actuaciones al departamento correspondiente para el inicio del oportuno procedimiento sancionador.

En la primera fase de esta campaña, realizada con motivo de la celebración de los carnavales, se han realizado un total de 87 actuaciones inspectoras dirigidas a revisar el etiquetado de estos productos, habiéndose detectado irregularidades en 31 de ellas, como consecuencia de la visista a 57 establecimientos.

Esta campaña se desarrolla en el marco del Plan de Inspección de Consumo 2018, que comprende un total de 25 campañas dirigidas a garantizar y reforzar la protección de los derechos de las personas consumidoras y asegurar que los productos y servicios que están a la venta cumplen los requisitos de seguridad y calidad que exige la normativa vigente. El desarrollo del Plan supondrá más de 9.000 controles y la toma de aproximadamente 300 muestras en los diferentes establecimientos que se inspeccionen.

Recomendaciones para la compra de disfraces

Desde la Dirección General de Consumo se recomienda a la ciudadanía tomar una serie de precauciones a la hora de adquirir disfraces, caretas, máscaras, y otros artículos complementarios dirigidos a la población infantil. En primer lugar, se recomienda siempre leer con detenimiento la etiqueta y las instrucciones de uso, que deben estar en castellano, y prestar especial atención a los consejos de uso y advertencias de seguridad.

Además, se debe tener en cuenta que los productos destinados a ser utilizados por personas menores de 14 años y que se comercialicen en la Unión Europea deben llevar el denominado marcado CE, ya que tienen la consideración de juguetes. Esta marca indica que el fabricante del producto asegura que cumple la normativa establecida por la Unión Europea y que ha pasado todas las pruebas técnicas necesarias para su seguridad.

En el caso de las máscaras, es importante comprobar que cuentan con suficientes orificios de ventilación, para evitar riesgo de asfixia. En cuanto a los productos de maquillaje, hay que revisar detenidamente sus componentes, así como la fecha de caducidad antes de utilizarlos, para evitar posibles reacciones alérgicas. Por otra parte, hay que deshacerse de los plásticos y envoltorios de estos productos, ya que pueden resultar peligrosos: los duros pueden provocar cortes y los blandos pueden causar asfixia.

Si se realizan las compras por Internet, se deben seguir una serie de precauciones para evitar riesgos de seguridad, como comprobar que en la dirección web aparece ‘https’ en lugar del ‘http’ habitual, o que figura en la pantalla un candado cerrado o una llave entera. Igualmente, se debe comprobar que se puede identificar a la empresa responsable de la página web a través de su nombre, domicilio y NIF, así como leer con detenimiento el aviso legal y los términos y condiciones de la venta.

Además, es importante destacar que en esta modalidad de compra existe el derecho de desistimiento, que permite, con carácter general, cancelar el contrato durante un plazo mínimo de 14 días naturales desde la fecha de recepción del producto, sin tener que alegar motivo alguno.

Por último, la Junta aconseja pedir y conservar siempre el justificante o factura de compra, necesario para realizar cualquier reclamación o devolución del producto. Asimismo, se recomienda, siempre que sea posible, realizar las compras en establecimientos adheridos al Sistema Arbitral de Consumo, lo que garantiza que cualquier posible discrepancia se pueda resolver de forma rápida y gratuita. Igualmente, se recuerda que los establecimientos deben disponer de hojas de quejas y reclamaciones a disposición del público, y del correspondiente cartel anunciador.

Ante cualquier duda o consulta sobre este tema se puede contactar con Consumo Responde, un servicio gratuito de información y asesoramiento a las personas consumidoras y usuarias, impulsado por la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía. Se trata de un servicio multicanal, al que se puede acceder de forma continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, de la página web www.consumoresponde.es, del correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o del perfil de Twitter @consumoresponde.

También se puede recibir asesoramiento en los Servicios Provinciales de Consumo presentes en todas las capitales de provincia, así como en las Oficinas Municipales de Información al Consumidor (OMICs), y en las organizaciones de personas consumidoras y usuarias.

Publicado en Montilla

Se ha aumentado la coordinación de profesionales en Ginecología, Cirugía, Radiología y Anatomía Patológica, además de disminuir el número de visitas de las pacientes al centro

El Hospital de Montilla, en Córdoba, ha modificado durante los últimos meses el circuito que posee para la atención de pacientes que padecen una patología mamaria, implantado desde hace varios años. El objetivo fundamental de esta mejora es ofrecer una atención más rápida y coordinada por parte de los profesionales a estas personas, de cara a la detección de posibles lesiones, para reducir su ansiedad y el tiempo en el que se puede actuar sobre ellas.

Según apunta la directora de Línea de Procesos de Diagnóstico por Imagen del centro hospitalario montillano, Marina Marchena, “el cáncer de mama es el tumor más frecuente en las mujeres occidentales. En Andalucía se diagnostican cerca de 5.000 nuevos cánceres de mama al año. Según los últimos datos del Registro de Cáncer andaluz, la supervivencia a los cinco años en cáncer de mama se sitúa en un 85,6%, una cifra que llega al 90% cuando el diagnóstico es precoz. Gran parte de la responsabilidad de que esta cifra siga aumentando es que estas lesiones sean detectadas lo antes posible, de ahí que los servicios sanitarios debamos mejorar nuestra coordinación para ofrecer una mejor y más rápida prestación”.

Una de las mejoras que se han implantado en el circuito es, precisamente, el aumento en la coordinación de las distintas especialidades implicadas en la patología mamaria, como son Ginecología, Cirugía, Radiología y Anatomía Patológica. Ésta se lleva a cabo a través de reuniones o sesiones clínicas periódicas, cada dos semanas como mucho, donde se comentan los casos existentes y se toman decisiones conjuntas de cara a la atención de las pacientes.

Reducción de tiempos y consultas intermedias

Otro de los avances realizados es la disminución del 50% del número de citas a las consultas externas de Cirugía y Ginecología, que son las encargadas de la recepción de pacientes con patología mamaria tras haber sido ésta detectada en Radiología.

En el pasado, cuando el área de Radiodiagnóstico recomendaba el seguimiento de estabilidad de alguna lesión mamaria (normalmente 3 ó 4 controles durante 2 ó 3 años), cada vez que la paciente acudía a la correspondiente revisión radiológica, debía acudir después a una consulta externa de Cirugía o Ginecología, donde se le daba cita para el siguiente control. Con el nuevo circuito, esas visitas intermedias se reducen justo a la mitad, ya que, en la primera visita de Cirugía o Ginecología, se le entregan todas las citas para los controles de Radiología, teniendo que volver a la consulta sólo al final del proceso. Tan sólo debería acudir durante el mismo en el caso de que en alguno de los estudios radiológicos se descubra un nuevo hallazgo, o bien si la paciente tiene síntomas.

“La intención del circuito es también que sea el mismo radiólogo o radióloga el que realice a la paciente las pruebas y las valore, llegando a un diagnóstico y una recomendación de manejo”, indica Marchena. “Tener mayor información del proceso por parte de todos los especialistas, así como una relación más estrecha radiólogo-paciente, aumenta la comunicación y disminuye, por ende, la ansiedad del paciente durante el proceso”.

Programa de Detección Precoz

En el Hospital de Montilla, aproximadamente un 30% de la citación diaria en la sala de mamografía proceden de derivaciones de Programa de Detección Precoz del Cáncer de Mama. Éstas son atendidas en acto único y, si precisan seguimiento o tratamiento, son derivadas a las consultas de Cirugía o Radiología.

Los radiólogos se encargan de las lecturas de screening de una parte del Área de Gestión Sanitaria Sur de Córdoba, en concreto, de los municipios de Montilla, Montemayor, La Rambla, Montalbán y Aguilar de la frontera.

En el caso que se detecte una lesión sospechosa para malignidad, se cita directamente en un máximo de tres días a la paciente, para acelerar el proceso del propio programa. De ese modo, la paciente en un periodo no superior a 7 días puede ser diagnosticada, en vez de demorarlo a los 14 ó 21 días.

Durante 2017, en la Unidad de Cáncer de Mama del Hospital de Montilla se han realizado casi 13.900 exploraciones, con un total de 1.294 derivaciones tras detectar lesión.

En toda Andalucía, más de 1.152.000 mujeres de entre 50 y 69 años se han beneficiado del Programa de Detección Precoz de Cáncer de Mama que la Consejería de Salud implantó en 1995. Hasta el momento, se han detectado 13.210 tumores entre las mujeres citadas para realizarse una mamografía y que se incluyen en el grupo de edad de mayor riesgo de padecer esta enfermedad.

Para el desarrollo del Programa de Detección Precoz de Cáncer de Mama en el conjunto de la comunidad autónoma, se cuenta con 62 Unidades de Exploración Mamográfica, de las que 19 son fijas, 5 son móviles y 38 se ubican en el ámbito hospitalario.

Actualmente, la supervivencia a los cinco años en cáncer de mama se sitúa en un 85,6%, según los últimos datos del Registro de Cáncer andaluz, una cifra que llega al 90% cuando el diagnóstico es precoz, de ahí la importancia del cribado. Cada año, se diagnostican en la comunidad autónoma andaluza alrededor de 4.900 nuevos casos de cáncer de mama.

La detección temprana a través de la realización de mamografías permite mejorar el pronóstico de la enfermedad y aplicar a las mujeres afectadas tratamientos menos agresivos, gracias a un abordaje integral e individualizado de los equipos profesionales que tratan esta enfermedad.

En el caso de aquellas mujeres que no han podido preservar su mama se realiza una reconstrucción quirúrgica de su seno. En 2017, se han realizado un total de 1.871 intervenciones de reconstrucción tras una mastectomía, un 32,5% más que el año anterior.

Publicado en Montilla

Poseen los distintivos ‘Centros contra el dolor’, iniciativa de la Consejería de Salud que recibirá la distinción de Buena Práctica del Sistema Nacional de Salud el próximo día 25

Los siete hospitales de la Agencia Sanitaria Alto Guadalquivir, repartidos entre las provincias de Córdoba y Jaén -los comarcales de Andújar y Montilla y los de Alta Resolución de Puente Genil, Valle del Guadiato, Sierra de Segura, Alcaudete y Alcalá la Real-, continúan trabajando en la instauración de procedimientos clínicos y buenas prácticas que ayuden a sus pacientes a reducir el dolor en áreas tan importantes como son las Urgencias y el Quirófano, tras una cirugía.

Este compromiso para el manejo del dolor está corroborado por los distintivos que poseen en ‘Centros Contra el Dolor’ en las dos modalidades existentes: ‘Urgencias y Emergencias’ y ‘dolor Perioperatorio’. Este reconocimiento premia el trabajo de las entidades y profesionales que están comprometidos con el abordaje del dolor. Andalucía es la primera comunidad autónoma que cuenta con un distintivo específico en este ámbito. Precisamente, el próximo 25 de octubre recibirá el reconocimiento como buena práctica del Sistema Nacional de Salud por parte del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. 

El primer centro en lograr uno de estos dos distintivos -el de ‘dolor Perioperatorio’ fue el Hospital de Alta Resolución de Alcaudete, en 2014, tras los que se fueron incorporando el resto, durante 2015 y 2016. Hace precisamente tan sólo dos meses, el Hospital de Alta Resolución de Puente Genil renovaba el distintivo en 'Urgencias y Emergencias'. Tan sólo el Hospital de Alcalá la Real en la actualidad no posee uno de ellos -el de Urgencias-, aunque ya está implantando los medios necesarios para lograrlo próximamente.

Hoy, Día Mundial contra el Dolor, cobran especial relevancia estás acciones precisamente porque la Organización Mundial de la Salud pretende con su celebración destacar la necesidad urgente de encontrar un mejor alivio para el sufrimiento físico de enfermedades que causan dolor. Es un problema muy frecuente en la población –una de cada 6 personas presenta dolor crónico- que repercute en la calidad de vida de las personas y supone una carga importante para los sistemas sanitarios. La OMS ha llamado la atención para que el dolor sea considerado como una enfermedad y ha indicado que su alivio se catalogue como un derecho humano, considerándolo como el quinto signo vital y colocándolo en el mismo nivel de los otros cuatro signos vitales -la temperatura corporal, la presión arterial, la frecuencia cardíaca y la respiratoria-.

‘Centros contra el dolor’

La certificación de ‘Centros contra el Dolor’ es emitida por el Observatorio para la Seguridad del Paciente, integrado en la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía (ACSA), y pretende fomentar la adopción de buenas prácticas en la atención del paciente con dolor, ofreciendo a los centros y unidades sanitarias unos criterios de calidad con los que guiar y mejorar su atención a estas personas.

Para ello, la ACSA ofrece a los centros y unidades en torno a 70 recomendaciones –elaboradas por un comité técnico asesor– que abordan diversos aspectos relativos a la información que se proporciona al paciente sobre el abordaje del dolor, la formación de los profesionales, la evaluación sistemática del dolor, el tratamiento del dolor en el proceso asistencial, el seguimiento del paciente, mejoras posibles, y estructura organizativa que mejor apoya la atención al dolor.

Las recomendaciones constituyen un patrón de referencia para la autoevaluación que los centros y unidades realizan para ser reconocidos como ‘Centros contra el dolor’. Gracias a esta autoevaluación, los profesionales pueden comprobar el nivel de implantación en su centro de una serie de buenas prácticas relacionadas con el abordaje del dolor, que posteriormente son evaluadas por el Observatorio para la Seguridad del Paciente.

Desde el inicio del programa, 130 centros y unidades clínicas de la sanidad andaluza han conseguido un total de 145 distintivos, en las diferentes modalidades del dolor: dolor crónico (72), dolor en urgencias y emergencias (34), dolor perioperatorio (28) y dolor asociado a procedimientos (11). Asimismo, de los 145 distintivos otorgados, 69 pertenecen al nivel de atención primaria, 59 de atención hospitalaria, 15 de servicios de emergencias – entre ellos los 8 servicios provinciales de EPES - y 2 a servicios interniveles.

Plan Andaluz de Atención a las Personas con Dolor

 

Esta iniciativa se desarrolla en el marco de la Estrategia para la Seguridad del Paciente y del Plan Andaluz de Atención a las Personas con Dolor de la Consejería de Salud, que se puso en marcha en 2009 con el objetivo de ofrecer una respuesta integral a este problema.

A través de esta herramienta, se trabaja de forma proactiva e integrada, articulando acciones de prevención y detección precoz así como de tratamiento sobre la base de la evidencia científica. También se aborda el dolor en el sistema sanitario público a través de la puesta en marcha de modelos organizativos que garanticen equidad en el acceso a los servicios, y mediante una apuesta por la formación y la investigación para avanzar en calidad asistencial y seguridad; por último, una pieza fundamental es el aumento de la participación de los pacientes en el manejo de su propia situación de dolor.

Esta estrategia presta especial atención a las poblaciones vulnerables, como son la población infantil, las personas mayores, las personas con problemas de salud mental y las personas discapacitadas. Hasta ahora, el desarrollo del Plan ha permitido que el 80% de los problemas de dolor sea abordado en Atención Primaria, con un fuerte protagonismo de la enfermería.

Publicado en Montilla
Página 1 de 14