Miércoles, 17 Octubre 2018 10:45

CCOO reclama más gasto social y trabajo decente para erradicar la pobreza

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Coincidiendo con el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, CCOO ha vuelto a reclamar más gasto social y trabajo decente para reducir el número de personas en riesgo de pobreza y exclusión social.

La radiografía que dibujó el Instituto Nacional de Estadística (INE) en el pasado mes de junio sigue siendo muy pesimista para la ciudad de Córdoba. En su informe anual Urban Audit el INE situó a 4 de los 15 barrios más pobres de España en la capital cordobesa, con rentas entre 6.000 y 7.000 euros por habitante. Según la EPA, en el segundo trimestre de 2018 se registraban en la provincia de Córdoba, que tiene una tasa de paro del 25,63%, un total de 33.978 personas paradas que no cobraban ningún tipo de prestación y el 24,8% de las 96.000 personas que se encontraban en desempleo llevaban más de 2 años en paro, el 12,5% de ellas en situación de paro crónico (más de 4 años en desempleo).

En el mismo sentido, CCOO recuerda que más de la cuarta parte de la población española (un 26,6%) se encuentra en situación de riesgo de pobreza de acuerdo con el indicador europeo AROPE (At Risk of Poverty and/or Exclusión), y que mide anualmente el INE a través de la Encuesta de Condiciones de Vida. Si bien el riesgo de pobreza ha disminuido desde 2014, año en el que alcanzó el máximo de 29,2% de la población, sigue por encima de los niveles de 2008. De hecho, en lo que respecta a la situación de desempleo, el 44,6% de las personas desempleadas se sitúa por debajo de la tasa de riesgo de pobreza. Resulta especialmente llamativa la evolución de este porcentaje, que ha aumentado casi todos los años desde 2008.

“Estas cifras dan idea de la grave situación de riesgo de pobreza que se vive en Córdoba, una situación que se incrementa con variables como el desempleo, las cargas familiares o la nacionalidad extranjera”, explica el responsable de Migraciones de CCOO de Córdoba, Said Faz. De esta forma, la presencia de niños y niñas aumenta la tasa de riesgo de pobreza. El 24% de los hogares con dos personas adultas y al menos un niño está por debajo del umbral de pobreza. Esta cantidad se dispara al 40,6% en los hogares en los que un adulto (en su mayoría mujeres) convive con 1 o más niños. Si nos centramos en el origen, los datos demuestran que la tasa de riesgo de pobreza de la población extranjera llega a triplicar la de las personas autóctonas, que es del 18%. En el caso de las personas de origen extranjero la tasa asciende al 39,2% si proceden de países de la UE, y al 52,1% si su origen es extracomunitario (fundamentalmente de África y Latinoamérica).

Por edad, nos encontramos con que los mayores aumentos en las tasas de riesgo de pobreza desde el inicio de la crisis en 2008 se han producido en el grupo de 16 a 29 años, al incrementarse en 10,4 puntos, y en aquellas personas con una edad comprendida entre los 45 y 64 años (5,4 puntos más). Es decir, el riesgo de pobreza ha aumentado sobre todo entre las personas en edad de incorporarse por primera vez al mercado laboral y entre aquellas de mayor edad que, fruto de la crisis y de las políticas aplicadas, han perdido su empleo y no han conseguido retomar su actividad laboral con un empleo decente.

“Si a unas reformas laborales que no han hecho más que empobrecer a la clase trabajadora unimos unos PGE que castigan una y otra vez a la provincia y a la ciudad, negándonos la inversión pública necesaria para dar empuje a sectores productivos de mayor valor añadido, y la dependencia de sectores inestables, precarizados y que generan empleo de poca calidad como los servicios y la agricultura, el resultado no puede ser otro que pobreza y paro”, advierte Faz.

Como ya se indicó hace 31 años, el 17 de octubre de 1987, cuando se celebró por primera vez este día internacional, la pobreza supone una violación de los derechos humanos. “Sin gasto social, servicios públicos fuertes y trabajo decente va a ser imposible garantizar una vida digna a todas las personas en nuestro país”, añade el responsable sindical.

Es por ello que desde CCOO insistimos en la necesidad de aumentar los ingresos familiares con la generalización de un salario mínimo en convenio de 14.000 euros anuales, la recuperación del poder adquisitivo de las pensiones y la actualización del IPREM, principal referencia de la protección social de carácter asistencial.

El sindicato también demanda la mejora y la agilidad en la puesta en marcha de la Renta Básica de Inserción en Andalucía para dar una respuesta urgente a las necesidades de la población en Córdoba.

“No se puede salir de la pobreza y mejorar las cifras de paro sin la creación de empleo estable y de calidad, con sueldos dignos, con inversiones y protección de los que menos tienen y con unos presupuestos que aseguren una distribución equitativa de la renta”, apostilla Said Faz.

Visto 48 veces