Lunes, 27 Septiembre 2021 11:13

El público ovaciona a la Orquesta de Cámara de Viena en la Mezquita-Catedral de Córdoba

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

El director y violín solista Mario Hossen hizo gala de su increíble virtuosismo, al igual que María Dolores Gaitán al piano, que ofreció una emocionante y vibrante interpretación de la música de Joaquín Turina.

 

El público que abarrotaba la Mezquita-Catedral de Córdoba rindió en pie una larga y merecidísima ovación a la Orquesta de Cámara de Viena que brillaba con extraordinaria maestría ayer entre las milenarias columnas del emblemático monumento cordobés. Un espacio único, Patrimonio Mundial de la Humanidad, que acogía el segundo concierto “Navegando entre Arias y Danzas” que la reconocidísima formación musical ofrecía en Andalucía organizado por el 12º Festival Internacional de Piano Guadalquivir.

En una atmósfera embriagadora, la orquesta elevó la música tradicional y folclórica europea a las más altas cotas interpretativas en un concierto irrepetible e inolvidable que no dejó impasible a ninguno de los presentes.

La Orquesta, dirigida por Mario Hossen, que también actuó como violín solista, presentó, como el día anterior en el Teatro Infanta Leonor de Jaén, un exigente programa que, como el propio Hossen explicaba, “conecta elementos simbólicos del folclore europeo, Arias y Danzas antiguas, con una especial presentación neobarroca y romántica”.

La Chacona en Re menor, Partita Nº2 de J.S. Bach es una de las obras más importantes en la historia de la música escrita para violín solo y en nuestro programa incluimos una versión especial con orquesta de cuerdas basada en el arreglo de piano de Mendelssohn”, comentaba Hosse quien indicaba, por otra parte, que las composiciones de Ottorino Respighi y Edward Grieg “están inspiradas en las antiguas melodías tradicionales y son algunas de las piezas favoritas del público entre las escritas para orquesta de cámara”. Junto a las anteriores, “la pieza para piano de J. Turina también va a las raíces del folclore español, pero con la intensidad del lenguaje sinfónico combinando cuadros melancólicos con heróicos”, señalaba Hossen. En el programa, el público también escuchó una de las piezas más virtuosas escritas para violín, las variaciones de Nicolo Paganini I Palpiti, un arreglo de la ópera Tancredi de Rossini.

Junto a Hossen, la directora artística del FIP Guadalquivir, María Dolores Gaitán, actuó como piano solista ofreciendo una interpretación absolutamente subyugadora y de una intensidad y belleza pocas veces escuchada de la música del maestro Joaquín Turina.

Gaitán reconocía que “actuar con una orquesta de la categoría de la Orquesta de Cámara de Viena es un privilegio y más aún en un espacio tan incomparable como la Mezquita-Catedral, un espacio en el que se crea una atmósfera muy especial, en donde se establece una relación única entre los músicos y los espectadores”.

Una conexión que fue indudable como quedó demostrado por los intensos y prolongados aplausos de un público que supo reconocer la maestría de la orquesta que en esta ocasión estuvo dirigida por un Mario Hossen entregado, que hizo gala de su profundo conocimiento de Paganini y de su virtuosismo con el instrumento de cuatro cuerdas al que arrancó sonidos casi inconcebibles.

Además, Gaitán hizo hincapié en que "la Orquesta de Cámara de Viena reconoce con su presencia la altísima calidad alcanzada por el Festival Internacional de Piano Guadalquivir en sus doce ediciones, porque son muchos los festivales que solicitan su presencia pero pocos los que tienen el privilegio de acceder a ella, lo cual nos sitúa entre los festivales más destacados del panorama musical clásico permitiendo hacer de las ciudades que lo alojan una marca de cultura local e internacional y de dicho concierto un impulso de calidad para el FIP Guadalquivir”.

En esta ocasión, han sido 700 las personas afortunadas que han podido disfrutar de este concierto único que se transmitió en streaming a través de Youtube para ofrecer una oportunidad de escucharlo a las miles de personas que no pudieron reservar una entrada, ya que en solo 15 minutos se agotaron todas.

La Orquesta de Viena fue fundada en 1946 y en su larga trayectoria ha actuado en los más reputados escenarios y ante los públicos más exigentes y entendidos. Para sus conciertos en Jaén y Córdoba presenta un programa que navega entre arias y danzas, como su título indica, con obras icono de compositores como J.S. Bach, Respighi, E. Grieg, N.Paganini y el español J. Turina estableciendo un diálogo casi espiritual entre el violín y el piano solista junto a la orquesta.

Visto 187 veces